La Doctrina del Shock

Milton friedman fue el primero que me hizo dudar del Nobel, sus ideas sobre una economía basada en la libertad del mercado condenan al mundo a la depresión constante, un estado de infierno económico que tiende a las guerras como manera de escape, como estímulo para el cambio económico, político y social, cambios no para bien de todos, sino para el completo beneficio de burgués.
Friedrich Von Hayek (el padre de ésta tendencia), Milton Friedman y Margaret Tatcher (La dama de acero), sostienen que, si el gobierno reduce el gasto público y elimina las restricciones del mercado, la economía se corregirá por sí misma. Aun cuando tenemos varios ejemplos de su ineficiencia, se nos vende la imagen de progreso constantemente para olvidarnos de la historia.
La terapia del shock fue propuesta por Friedman como solución a las inconformidades del pueblo ante la tan deseada crisis en pos del progreso. Sólo una crisis real o ficticia produce cambios reales y esto sigue siendo enseñado incluso en las universidades en México a los estudiantes de economía.
Chile es el primer ejemplo del funcionamiento del shock. Mientras los gobiernos chilenos invertían en salud, educación e industria, los intereses de las empresas norteamericanas se veían amenazados. El uso de la juventud fue la manera de influencia académica, llevados como becarios a los Estados Unidos, el sistema de Friedman les era inculcado desde la base inicial; los estudiantes, al retornar, se convertían en maestros y reproducían con sus enseñanzas, una réplica de la escuela norteamericana.
Al asumir Salvador Allende la presidencia chilena, los ideales estadounidenses se vieron amenazados; el embajador estadounidense Edward Corry habla sobre los intentos de Nixon en su intento por hacerlo ganarse a las tropas chilenas para tratar de evitar el poder de Allende y puesto que esto no tuvo efecto, Richard Nixon ordena desestabilizar la economía Chilena por medio de la CIA.
Con paros a manera de protesta, la economía sufre grandes bajas, el pueblo comienza a dudar. Se suscita un intento fallido de golpe de estado en junio de 1973. Luego surge Pinochet, que, al frente del ejército de resistencia, el 11 de septiembre comienza los ataques contra el palacio de gobierno. Después de 41 años de paz en los gobiernos democráticos, ésta es derrocada.
“Las acciones de las fuerzas armadas y de orden, actuaron sólo bajo la inspiración patriótica de sacar al país del caos que en forma aguda lo estaba precipitando el gobierno marxista de Salvador Allende” Augusto Pinochet.
En estas palabras justifica Pinochet el desastre que estaba a punto de ocasionar. Satanizando los ideales marxistas-leninistas del beneficio del pueblo, dando pie nuevamente a los paradigmas de la historia sobre éstos; el comunismo se convierte en el enemigo común, ser comunista se convierte en un insulto, una aberración.
Es entonces cuando recibie Pinochet de mano de los “Chicago Boys” en Chile, el manual llamado “El ladrillo”, copia fiel del sistema norteamericano económico, diseñado por la escuela de Friedman para asegurar los intereses de la clase alta a costa del pueblo.
Comenzando por eliminar el control de los precios, las restricciones en la venta de empresas, las barreras de importación y reduciendo el gasto público, el nuevo sistema entra en marcha. Por supuesto, no funcionó: la inflación voló por los aires convirtiéndose en la más alta del mundo al finalizar el año.
Era hora de implementar la terapia de Shock: Friedman visita Pinochet y hace su prescripción; Comienzan las desapariciones y arrestos de los opositores, miles y miles privados de la libertad.
“El plan económico tenía que ser impuesto, y en el contexto chileno sólo podía hacerse matando a miles, el establecimiento de campos de concentración en todo el país y el encarcelamiento de más de 100 mil personas en 3 años” - Orlando Letelier (El autor, embajador de Allende en Estados Unidos, muere menos de un mes después de escribir esto)
Contando la historia detrás de la historia, Noami Klain expresa el desarrollo del capitalismo puro y sin control y cómo éste vino a tomar control del mundo.
Brasil, Urugay y Argentina fueron otros objetivos, claro: es Latinoamérica el blanco perfecto de experimentación del sistema. Fue Latinoamérica la imagen perfecta de la explotación colonial, de la opresión burguesa, del escarmiento hacia los que buscan el desarrollo popular.
Es en argentina precisamente, después de derrocar a Isabel Perón, a mano del General Videla, que  se implementa nuevamente el sistema económico de los “Chicago Boys”; poco después la pobreza sale de control. Entra aquí la terapia de Shock nuevamente, tan necesaria para hacer al pueblo aceptar.
La gente comenzó a desaparecer, se sembró el horror público y privado. El uso de tortura, por medio de la violación, humillación, ruptura de extremidades, uso de objetos puntiagudos, metales calientes, entre otras técnicas; violando abiertamente los derechos humanos, con el único propósito de intimidar y someter; incluso a las mujeres embarazadas retenidas se les permitía parir, para arrebatarles a los hijos al tiempo de nacer; Se cuentan 500 casos de arrebatos, lo cuentan los hijos arrebatados.
Con la Copa Mundial de Fut bol al grito de “¡Gol!”, la junta argentina opacó los gritos de los secuestrados en el campo ESMA, ubicado a 2 kilómetros del estadio, donde miles de prisioneros residían en cámaras de tortura.
Algo impactante en los registros, fue la manifestación de madres y abuelas en un grito desesperado por sus hijos. “¡Devuelvan a nuestros hijos!” gritaban entre llantos, pero la junta en el poder no escuchaba. Las mismas familias se volvieron detectives expertos para la búsqueda de sus seres amados. En la mayoría de los casos, no encontraban nada, a veces encontraban restos, y hubo quien sí volvió a reunirse con sus familias, todo después del colapso de la Junta argentina, caída con la que el general Videla fue culpado de asesinato, secuestro y tortura, condenado a prisión de por vida.
Sin importar los múltiples ejemplos de fallo, el capitalismo siguió viéndose como amigo del progreso, se decía que el capitalismo iba de la mano de la libertad, y nos han vendido esta imagen año con año. A pesar de que los únicos países latinoamericanos en adoptar dicho sistema eran dictaduras militares seguían proclamando a la libertad como estantarte.
Margaret Tatcher era gran amiga de Augusto Pinochet, simpatizante primera de Friedman y ahora primer ministro de Inglaterra. Con la invasión de Argentina en las islas Malvinas, La dama de acero hizo honor a su nombre, usando todo el poder militar del que hacía pompa para derrotar las fuerzas invasoras. A pesar de que la terapia del Shock no fue aceptada por Tatcher, dado que consideró la cultura social inglesa inapropiada para dicho trato, ésta guerra remarcó el poder tan grande del que gozaba el gobierno inglés. Funcionando éste mismo como el shock opresor que hacía falta. En Estados Unidos, Ronald Reagan había asumido el poder, justo cuando Tatcher había sido reelecta en Gran Bretaña, cosa que no fue casualidad.
Es cierto que las sociedades que usaban el sistema comunista querían un progreso democrático, querían también disfrutar del libre mercado, pero no esperaban el salvaje capitalismo oligarca de occidente, sus desmanes y desgracias.
Mikhail  Gorvachov promovió la vía gradual hacia la social-democracia escandinava, algo entre el capitalismo de libre mercado y el comunismo. Gorvachov fue visto con simpatía en occidente y ante su gobierno cayeron los regímenes comunistas. Con la caída del muro de Berlin en 1989 cayó el mayor símbolo de la división de Europa y en 1991, Gorvachov es invitado a la G7 donde éste esperaba recibir apoyo económico, en sus ideales, para desarrollar el esperado proyecto gradual; pero en cambio se le exigió adoptar la terapia del Shock o no se le brindaría ningún apoyo. Al mes siguiente hubo un intento de golpe de estado en su contra por parte de la resistencia comunista radical. La gente común refrenó el ataque defendiendo la casa blanca del parlamento ruso, y Boris Yeltsin obtuvo mucho más poder del que se esperaba. Gorvachov regresó a Moscú después del arresto domiciliario al que fue condenado durante el ataque, pero su poder se había ido, y en diciembre de ese año (1991) la unión soviética fue disuelta. Yeltsin toma el poder total, el libre mercado invade Rusia, al poco tiempo el caos hace sucumbir a la sociedad y se genera la crisis. Los ricos de hicieron más ricos, los pobres aumentaron en número hasta 140millones, las industrias estatales fueron casi regaladas y privatizadas, la corrupción arribo y el crimen organizado creció en intensidad.
Un año después (1993), el parlamento votó a favor de revocar los poderes especiales de Yeltsin, Yeltsin respondió disolviendo el parlamento y tomando el poder absoluto al atacar y dejar en ruinas la casa blanca rusa. Estados unidos aseguró que Yeltsin era la mejor opción para la democracia en Rusia, aun cuando, irónicamente, Boris Yeltsin disolvió el órgano democrático ruso y se arrogó el poder. Instauró el, llamado por Denise Dresser, capitalismo de cuates.
Después de la asunción al poder de George Bush, viene el conocido acto “terrorista” del 11 de septiembre; caen las torres gemelas, Estados Unidos invade Irak, cae Sadam Husein y se implementa la terapia del Shock también en éste país; que resulta ser el poseedor de la 3ra mayor reserva de petróleo del mundo...
Hemos escuchado bien: Estamos frente a una gigantesca transferencia de riqueza, desde las manos obreras, hacia las manos del gobierno, y las grandes empresas de la clase burguesa. Los  mismos que crearon la crisis, se enriquecen con ella. La vida humana ha sido degradada y valorada sólo por su utilidad como objeto, como mano de obra. Limitando los intereses de los gobernantes, al mero valor monetario.
Implementando la terapia del Shock se pretende inmovilizar al pueblo, al resto, a todos nosotros.  El shock borra el pasado, hace olvidar, somete hacia el miedo, designa la indefensión y la resignación ante el sufrimiento; fue infalible durante todos estos años. Lo rescatable de esta crisis es la notable resistencia que hemos desarrollado ante el shock, el sistema se está agotando y sus efectos ya no generan lo esperado. Ejemplos de ello son las desobediencias constantes del pueblo ante la opresión de la clase política. El movimiento revolucionario que comenzó en Mayo del año pasado (15M), su extensión a más de 90 países en el mundo. Ya NO está funcionando. La cosificación humana, la discriminación, alienación, menosprecio del vulgo, de su trabajo, de la calidad humana, todo esto es motivo de la actual indignación social.
La primera medida de combate ante el sistema, es impedir que la memoria colectiva sea borrada. Quien conoce su historia, no repetirá los mismos errores del pasado. Nada es tan inquebrantable como la voluntad y ellos no actuarán solos, tenemos que salir y hacerlos actuar. Fuimos condenados a repetir la historia una y otra y otra vez, el sistema contaba con un ciclo inquebrantable que funcionaba siempre a sus propósitos, pero no contaba con la inteligencia humana; con la increíble y novedosa capacidad descubierta en el hombre para aprender genéticamente lo que no ha de repetir. Estos procesos evolutivos son el detonante de lo que será nuestro desarrollo. Somos como un antivirus que ha aprendido a comprender los ataques virales del sistema, y formado una consciencia útil para combatirla y contraatacar a cada embate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa Tú Opinión